Hotel Kafka - Escuela de Ideas

Tfno.
917 025 016

Estás en Home » Blogs » Franz Kafka: Vida, Obra, Metaliteratura.

jueves, agosto 23, 2007

El talento de Cibrián y Mahler vuelve a Salta

El Tribuno de Salta

Este sábado a las las 22, sube al escenario del Teatro del Huerto, la obra teatral musical "La Metamorfosis".


Toda la originalidad y la calidad interpretativa de los musicales de los famosos directores Pepe Cibrián y Angel Mahler volverán a Salta con la puesta en escena de "La Metamorfosis". La versión teatral del clásico de Franz Kafka se presentará este sábado a las 22 en el Teatro del Huerto.

Se trata de una puesta en escena al mejor estilo de Cibrián y Mahler, conjugado con el talento de Isabel Majdalani, con libro y letras de Mariano Taccagni, dirección musical y orquestaciones de Damián Mahler, y dirección general de Ricardo Bangueses. El elenco de actores está compuesto por Mariano Taccagni, Noelia Vanrell, Alejandro Vázquez, Magalí Sánchez Alleno y Stella Maris Faggiano.

"La Metamorfosis" es una adaptación teatral de la obra original escrita por Franz Kafka que muestra la desesperación y el desconcierto de Gregor Samsa cuando, al despertar una mañana, se ve convertido en un repulsivo monstruo.

El texto original sugiere que el protagonista sufrió una metamorfosis en un insecto; pero en esta adaptación trasluce algo que va más allá de su "desagradable" aspecto físico. Encerrado en su habitación, alejado de lo que ocurre en el exterior porque se oculta a sí mismo, descubre una realidad patética dentro de su propia familia.

Pero como toda adaptación, la obra cuenta con elementos que le dan cierta originalidad. Los escritores incorporaron a la historia un elemento romántico. Ella es Milena, la mujer para Gregor.

Sobre sus compositores

Entre las obras de Mariano Taccagni se destacan los musicales "La Callas, una Mujer", "Midas, Rey" y "Jack, el destripador". También es autor de "Narciso, el más bello musical", "Morly toca el saxofón", "Antígona de Tebas"; y los inéditos "Zoomos Libres", "Circe, la Maga", "Safo de Lesbos". Como actor protagonizó "Drácula, el musical", "Kolbe, sólo el amor crea", y "Narciso y Goldmundo". También integra los elencos de "Grease!" de Jacobs y Casey; "Jesús de Nazareth" de Mahler-Abregú. Como cantante solista participó del "Disney Channel Launch" para Argentina y México y en Roma, Italia en la "Jornada Mundial de la Juventud".

A sus dieciocho años Damián Mahler se destaca como músico y director en diversos musicales. Es el autor de las partituras de "Subconsciente, el amor de los conscientes" y "Entre príncipes y princesas". Actualmente se encuentra en proceso de composición de diversos infantiles. "La Metamorfosis" representa su primer trabajo en musicales profesionales para adultos.

Ricardo Bangueses es actor, cantante y director, forma parte de diversos elencos de musicales.




Del sueño tranquilo a la imposibilidad

Rodolfo Ceballos
El Tribuno


Abogado de una compañía de seguros y escritor nacido en Praga,en 1883, Franz Kafka ocupa el pedestal de la literatura fantástica y metafísica universal. Muerto de tuberculosis en Austria, en 1924, se salvó de caer prisionero de los nazis, fortuna que no tuvieron sus hermanas. Amigo de universidad, Max Brod fue el encargado de quemar sus originales literarios a pedido del mismo Kafka.

Ese fue otro de los absurdos e irónicos estilos de escribir cuentos y novelas que tuvo. Brod desobedeció y hoy podemos conocer un innovador legado literario. Entre 1913 y 1919 Kafka escribió "El proceso", "La metamorfosis" y "La condena" y publicó "El chofer", que incorporaría más adelante a su novela "América", "En la colonia penitenciaria" y el volumen de relatos "Un médico rural".

Justamente "La metamorfosis", un cuento fantástico donde el personaje Gregorio Samsa, un viajante de comercio, se transforma en escarabajo, es lo que retoma la obra musical de Cibrián-Mahler. La distorsión del realismo en Kafka es una constante de la condición humana y sus efectos de metamorfosis dieron al relato una marca literaria clásica. La prosa de Kafka al escribir: "Al despertar Gregorio Samsa una mañana, tras un sueño intranquilo, se encontró en su cama convertido en un monstruoso insecto", resulta inolvidable para el lector que comulga con el verosímil y absurdo de la cotidianidad.

Gregorio Samsa no representa a nadie en particular y Kafka lo hace vivir esta historia desde la incapacidad y la impotencia de un hombre cualquiera que pierde hasta el lenguaje y la relación con el otro.

Etiquetas: , , , ,

sábado, agosto 11, 2007

La cucaracha Kafka

REPORTAJE: MIS PERSONAJES DE FICCIÓN GREGOR SAMSA
Publicado originalmente en El País: http://www.elpais.com/articulo/revista/agosto/cucaracha/Kafka/elpepucul/20070809elpepirdv_15/Tes

NURIA AMAT 09/08/2007

Gregor Samsa narra cómo Kafka, tumbado en su cama, se va convirtiendo en un ser extraño con innumerables patas. La autora se mete en el caparazón del insecto para contar su propia génesis. Para hablar de su padre, deprimido, que ve con asco a su nuevo hijo. Nuria Amat nació en Barcelona y entre sus libros se encuentra 'El país del alma', que fue finalista del Premio Rómulo Gallegos, 'Reina de América' -que obtuvo el Premio Ciudad de Barcelona- y 'Queen Cocaine', nominado para el Premio Literario Impac.

Yo, el miserable animal de la oscura habitación de al lado, soy un escritor llamado Kafka. Por mucho disfraz que quieran colocarme, soy el producto repulsivo de la desesperación anímica, del insomnio nocturno, de la angustia familiar y del desengaño amoroso. Soy el sueño de un escritor fracasado que para poder escribir mi vida decide hacerse el muerto.

Cuando Kafka se sentó a escribir mi historia lo primero que sintió, antes de dar con la primera línea, fue un abrumador deseo de vaciarse en mí, en una repugnante cucaracha, un escarabajo, cualquier clase de bicho inmundo, sin nombre específico, al que llamó Gregor Samsa. Yo le sugerí: "Llámame K". Pero lo que perseguía, al no precisar el tipo de insecto y darnos toda suerte de descripciones ambiguas, era confundirnos, y que nunca llegáramos a conocer el individuo que estaba tras de mis incontables patas. Un monstruo de caparazón parduzco y abombado, condenado al desprecio y a la desaparición. Imaginó que escribía mi corta vida de hombre fracasado y animal sin nombre, mientras, cansado de vivir, se encontraba en cama pensando en cómo zafarse del autoritarismo arbitrario de sus padres, las exigencias de su novia, el agobio que le producía la oficina. Deprimido, harto y sin poder decirlo, no consigue hacerse entender y decide quedarse acostado ignorando que para el mundo se está transformando en un monstruoso insecto.

Fue el 17 de noviembre de 1912. Mi escritor no tenía ganas de levantarse. Hacía pocos días que la mujer amada le había dado alguna muestra de intimidad pero, luego, silencio absoluto. No respondía a sus llamadas. Si hoy no tenía noticias de ella, significaba que todo había terminado. Así que, como tantas otras veces desde que era niño, se había quedado en cama esperando esta decisión. Acostado de cara al techo, se distraía mirando sombras y paredes. Hacía frío. Éste fue el primer síntoma de nuestra unión. Su cuerpo se estaba transformando en el mío. Detrás de la puerta, los rutinarios ruidos familiares, el padre dando órdenes, la criada disparando sartenes y cucharas. La familia desayunaba sin él.

Horas antes, le había escrito a su novia: "Mientras estaba tumbado en la cama, he visto la imagen de un gran escarabajo, un abejarrón, o un ciervo volante, creo... De un escarabajo de gran tamaño, sí. Lo puse como si estuviera hibernando y apreté las patitas contra mi cuerpo abombado. Y susurro un corto número de palabras que son órdenes a mi triste cuerpo, parco y encorvado junto a mí. Pronto habré acabado, él se inclina, se marcha fugaz, y lo hará todo bien, mientras descanso". Era yo. Por supuesto.

Mi escritor insiste en no querer levantarse, pero yo, que camino como un escarabajo, lo hago por él. Por él, me enfrento a su familia, que me recibe con el horror de toparse con una bestia espantosa. Me pregunto si reconocen en mi caparazón, de tamaño de un metro, al doble de su hijo Gregor Samsa, que mi amo ha inventado para fastidiarles. Me hace trepar por techos y paredes. Me dota de voz profunda pero muda y por mucho que suplique me golpean e insultan. Debo esconderme debajo de la cama. ¿Para qué habré salido? ¿Puede una cucaracha defender a un hombre? Produzco un terrible asco a toda la familia, incluido a mi escritor, que a estas alturas ya me mira con los mismos ojos de sus parientes y considera mi relato de "excepcionalmente nauseabundo". Situación que me lleva a preguntarme si no seré yo el autor de la cucaracha Kafka. Mi personaje se cree él mismo un símbolo de la desesperación del animal condenado al mutismo y al eterno alejamiento. Duda de ser una persona. A Kafka, yo le era familiar desde hacía mucho tiempo, el padre le trataba como una pulga, la cocinera como una bestia, el aprendiz de la tienda familiar como un perro enfermo. Abandonado por su novia, se siente gusano venenoso. Y todo ello, por culpa de todos sus intentos de escribir. Soy el testigo mudo de una historia que ahora recupera su voz. Calificar a un escarabajo de hombre es un insulto humano. Pronto va a ser zarandeado y barrido por la escoba, dado que en su estar de cucaracha persiste en seguir escribiendo la vida de Franz Kafka.

-¿Muerto? -dijo la señora Samsa.

-Esto es lo que creo -contestó la criada. Y como prueba empujó todavía un buen trecho con la escoba el cadáver de Kafka.

Etiquetas: , , , ,

jueves, mayo 17, 2007

"UNA MAÑANA ME LEVANTÉ Y ME VI CONVERTIDO EN RASKOLNIKOV"

"El día" de Argentina publica una reseña del libro de Sánchez Trujillo dedicado a la relación entre la literatura de Kafka y la de Dostoievsky. Pese al quizá inacertado título del artículo: "El día que Kafka plagió a Dostoievski" refleja en su texto bastante bien el contenido de este interesante libro.



-------------------------------------------------------------------------

Intertextualidad, sobreinterpretación, relectura y hasta homenaje son algunos de los términos empleados para eludir la palabra plagio cuando aparecen las afinidades sospechosas entre una obra y otra. Las relaciones de analogía, contigüidad y semejanza están siempre latentes en casi todos los textos. Sin embargo, de un tiempo a esta parte, los "préstamos" literarios parecen haberse multiplicado y llueven las denuncias . Lo sospechoso no es nuevo, por supuesto, y en un libro ya clásico, "Anatomía de El proceso", el Prof. Sánchez Trujillo demuestra, mediante una comparación rigurosa y en la que invirtió muchos años de estudio, la coincidencia exacta de las rescrituras realizadas por Kafka sobre la obra de Dostoievski. Así, por ejemplo, el inicio de "La metamorfosis" estaría contenido en el tercer capítulo de "Crimen y Castigo":

- "A la mañana siguiente se despertó tarde, tras un sueño agitado que no lo había descansado. Raskolnikov se había retirado deliberadamente.como una tortuga bajo su caparazón" (Crimen y Castigo)

- "Al despertar Gregorio Samsa una mañana, tras un sueño intranquilo, encontróse en su cama convertido en un monstruoso insecto. Hallábase echado sobre el duro caparazón." (La metamorfosis)

Sin embargo, es en El proceso donde el juego de Kafka se nos revela en toda su amplitud. Detalle tras detalle, el profesor Sánchez Trujillo ha ido trazando un mapa de las coincidencias con Crimen y Castigo, hasta establecer que determinados personajes o localizaciones se corresponden en ambas novelas como en las dos caras de un mismo espejo. "Leí Crimen y Castigo varias veces, -explica el profesor- todas las veces que fueron necesarias para tener los detalles de la novela en la cabeza. Luego, empecé a leer la obra completa de Kafka en orden cronológico, con la novela de Dostoievski a un lado y así ir subrayando las posibles coincidencias entre las dos obras. El resultado no pudo ser más asombroso (.) Todo parecía indicar que Kafka se la había pasado rescribiendo la novela de Dostoievski".

El ensayo de Sánchez Trujillo, con toda su apariencia de disparatada teoría, cobra dimensiones verdaderamente inquietantes con la relectura de ambas novelas. El catedrático nos revela que "Kafka utiliza diálogos, lugares o situaciones salidas de Crimen y Castigo, trayendo a veces escenas completas con una literalidad increíble". La escena en la que Raskolnikov confiesa a Sonia su crimen, por ejemplo, es un calco de la escena en que Josef K. "confiesa" a la señorita Bürstner el interrogatorio al que ha sido sometido por unos desconocidos; la sede del tribunal donde se eterniza el protagonista de El proceso es en realidad la comisaría de Crimen y Castigo adonde acude Raskolnikov; la solitaria piedra sobre la que Josef K. es ejecutado, es la misma piedra bajo la que el asesino de Crimen y Castigo esconde los objetos robados a la vieja en el capítulo II.

Constantemente, los personajes de ambas novelas se comportan con un mimetismo estremecedor:

- "A través de la puerta entreabierta apareció la cabeza de la patrona. Raskolnikov se incorporó... La patrona, que observaba a través de la puerta, la cerró y desapareció" (Crimen y Castigo).

- "Cuando K. volvía a la habitación contigua, se abrió precisamente la puerta opuesta y la señora Grubach se dispuso a entrar. Sólo la vio un instante porque, apenas la reconoció K., ella se turbó visiblemente, pidió perdón y desapareció" (El proceso).

A menudo, el comportamiento de los personajes es como el de esta patrona indiscreta; los protagonistas de una novela se asoman en la otra, entran por puertas y ventanas como en una interminable escalera. A veces, como en dimensiones paralelas, los personajes de El proceso conocen el juego en el que está inmerso Josef K, y esperan que suceda lo que ya le sucedió a Raskolnikov en el mismo escenario. Así, por ejemplo, "los personajes del tribunal, que saben que K. está viviendo las aventuras kafkianas de Raskolnikov en la comisaría, están esperando que de un momento a otro K. pierda el sentido", como le sucedió a aquél.

Etiquetas: , , , , , , ,

© 2006 Hotel Kafka. C. Hortaleza 104, MadridTfno. 917 025 016Sala de PrensaMapa del SiteAviso Legalinfo@hotelkafka.com