Julio Cortázar - Hotel Kafka - Cursos

Tfno.
917 025 016

Est�s en Home » Blogs » Julio Cortázar

viernes, mayo 16, 2008

Historia -de un cronopio

Un cronopio pequeñito buscaba la llave de la puerta de calle en la mesa de luz, la mesa de luz en el dormitorio, el dormitorio en la casa, la casa en la calle. Aquí se detenía el cronopio, pues para salir a la calle precisaba la llave de la puerta.

cerradura de la puerta

Julio Cortázar, de Historias de cronopios y de famas

Etiquetas: , , , ,

domingo, junio 10, 2007

La cucharada estrecha


(de Historias de Cronopios y de Famas)

Un fama descubrió que la virtud era un microbio redondo y lleno de patas. Instantáneamente dio a beber una gran cucharada de virtud a su suegra. El resultado fue horrible: Esta señora renunció a sus comentarios mordaces, fundó un club para la protección de alpinistas extraviados y en menos de dos meses se condujo de manera tan ejemplar que los defectos de su hija, hasta entonces inadvertidos, pasaron a primer plano con gran sobresalto y estupefacción del fama. No le quedó más remedio que dar una cucharada de virtud a su mujer, la cual lo abandonó esa misma noche por encontrarlo grosero, insignificante, y en un todo diferente de los arquetipos morales que flotaban rutilando ante sus ojos.
El fama lo pensó largamente, y al final se tomó un frasco de virtud. Pero lo mismo sigue viviendo solo y triste. Cuando se cruza en la calle con su suegra o su mujer, ambos se saludan respetuosamente y desde lejos. No se atreven ni siquiera a hablarse, tanta es su respectiva perfección y el miedo que tienen de contaminarse.

Etiquetas: , , , , ,

jueves, marzo 29, 2007

Cortázar en el anuncio publicitario II

Nos llama la atención uno de nuestros lectores sobre la circunstancia de que el mensaje anterior sea meramente expositivo y no hayamos hecho un comentario crítico (pues se muestra tan sólo el anuncio que está publicitando una empresa de automóviles con la voz de Cortázar y el texto original del relato).

Lamentablemente el editor de este blog junto con otros muchos colaboradores disponemos de premura que en ocasiones puede llevar a mostrar mensajes tal y como se producen en la realidad sin establecer en ese momento un comentario.

Ciertamente se plantea que en este caso es bastante ilegítimo usar el trabajo artístico de una persona que de hecho se habría opuesto a este uso, en esta línea se han publicado algunos artículos de opinión en la prensa, elogiosos para con los cronopios y famas de Julio y críticos respecto del uso utilitarista y trivializador en un anuncio de un simple auto.

Como bien dice Carlos Hugo, el lector que nos remite el mensaje, "tales manipulaciones no forman parte de la historia del arte". Ciertamente, una cuestión es el ejercicio de la cita, legítimo en cualquier acción de comunicación, especialmente si es artística y otra muy distinta el uso a las llanas del discurso completo y de la voz del artista. Tomando el ejemplo del lector sería lo mismo que poner el texto de uno de estos relatos en una caja de condones, algo en definitiva sórdido y más bien irrespetuoso al utilizar algo de un artista que entre sus muchas cualidades destacó, a diferencia de otros autores por su independencia y honestidad. Hemos incluido aquí en alguna que otra ocasión escritos acerca del compromiso social de Cortázar, obviamente muy distante de esta cuestión.

Tómese el lector la publicación del pasado mensaje como una ventana que muestra la perspectiva que en ocasiones se adopta en la sociedad sobre los escritores y no tanto como una mera "transmisión" del mensaje publicitario, que obviamente no merece en absoluto.

Etiquetas: , , , , ,

lunes, marzo 12, 2007

Comercio (Famas de Cortázar)


Los famas habían puesto una fábrica de mangueras, y emplearon a numerosos cronopios para el enrollado y depósito. Apenas los cronopios estuvieron en el lugar del hecho, una grandísima alegría. Había mangueras verdes, rojas, azules, amarillas y violetas. Eran transparentes y al ensayarlas se veía correr el agua con todas sus burbujas y a veces un sorprendido insecto. Los cronopios empezaron a lanzar grandes gritos, y querían bailar tregua y bailar catala en vez de trabajar. Los famas se enfurecieron y aplicaron en seguida los artículos 21, 22 y 23 del reglamento interno. A fin de evitar la repetición de tales hechos.
Como los famas son muy descuidados, los cronopios esperaron circunstancias favorables y cargaron muchísimas mangueras en un camión. Cuando encontraban una niña, cortaban un pedazo de manguera azul y se la obsequiaban para que pudiese saltar a la manguera. Así en todas las esquinas se vieron nacer bellísimas burbujas azules transparentes, con una niña adentro que parecía una ardilla en su jaula. Los padres de la niña aspiraban a quitarle la manguera para regar el jardín, pero se supo que los astutos cronopios las habían pinchado de modo que el agua se hacía pedazos en ellas y no servía para nada. Al final los padres se cansaban y la niña iba a la esquina y saltaba y saltaba.
Con las mangueras amarillas los cronopios adornaron diversos monumentos, y con las mangueras verdes tendieron trampas al modo africano en pleno rosedal, para ver cómo las esperanzas caían una a una. Alrededor de las esperanzas caídas los cronopios bailaban tregua y bailaban catala, y las esperanzas les reprochaban su acción diciendo así:
¡Crueles cronopios cruentos!. ¡Crueles!
Los cronopios, que no deseaban ningún mal a las esperanzas, las ayudaban a levantarse y les regalaban pedazos de manguera roja. Así las esperanzas pudieron ir a sus casas y cumplir el más intenso de sus anhelos: regar los jardines verdes con mangueras rojas.
Los famas cerraron la fábrica y dieron un banquete lleno de discursos fúnebres y camareros que servían el pescado en medio de grandes suspiros. Y no invitaron a ningún cronopio, y solamente a las esperanzas que no habían caído en las trampas del rosedal, porque las otras se habían quedado con pedazos de manguera y los famas estaban enojados con esas esperanzas.

De Historias de Cronopios y de Famas, Julio Cortázar (1962)

Etiquetas: , , , , ,

viernes, marzo 02, 2007

Los exploradores


Tres cronopios y un fama se asocian espeleológicamente para descubrir las fuentes subterráneas de un manantial. Llegados a la boca de la caverna, un cronopio desciende sostenido por los otros, llevando a la espalda un paquete con sus sandwiches preferidos (de queso). Los dos cronopios-cabrestante lo dejan bajar poco a poco, y el fama escribe en un gran cuaderno los detalles de la expedición. Pronto llega un primer mensaje del cronopio: furioso porque se han equivocado y le han puesto sandwiches de jamón. Agita la cuerda y exige que lo suban. Los cronopios-cabrestante se consultan afligidos, y el fama se yergue en toda su terrible estatura y dice: NO, con tal violencia que los cronopios sueltan la soga y acuden a calmarlo. Están en eso cuando llega otro mensaje, porque el cronopio ha caído justamente sobre las fuentes del manantial, y desde ahí comunica que todo va mal, entre injurias y lágrimas informa que los sandwiches son todos de jamón, que por más que mira y mira, entre los sandwiches de jamón no hay ni uno solo de queso.

Etiquetas: , , , ,

domingo, febrero 04, 2007

Instrucciones para llorar

Instrucciones para llorar. Dejando de lado los motivos, atengámonos a la manera correcta de llorar, entendiendo por esto un llanto que no ingrese en el escándalo, ni que insulte a la sonrisa con su paralela y torpe semejanza. El llanto medio u ordinario consiste en una contracción general del rostro y un sonido espasmódico acompañado de lágrimas y mocos, estos últimos al final, pues el llanto se acaba en el momento en que uno se suena enérgicamente. Para llorar, dirija la imaginación hacia usted mismo, y si esto le resulta imposible por haber contraído el hábito de creer en el mundo exterior, piense en un pato cubierto de hormigas o en esos golfos del estrecho de Magallanes en los que no entra nadie, nunca. Llegado el llanto, se tapará con decoro el rostro usando ambas manos con la palma hacia adentro. Los niños llorarán con la manga del saco contra la cara, y de preferencia en un rincón del cuarto. Duración media del llanto, tres minutos.

Etiquetas: , , , , ,