Hotel Kafka - Escuela de Ideas

Tfno.
917 025 016

Estás en Home » Blogs » Paul Auster

jueves, junio 28, 2007

Paul Auster presentará su película en el Festival de San Sebastián, donde será jurado

ALBERTO MOYANO/SAN SEBASTIÁN (El Comercio Digital)

El escritor Paul Auster (Newark, Nueva Jersey, 1947), premio Príncipe de Asturias de las Letras 2006, formará parte del jurado de la Sección Oficial de la próxima edición del Festival de Cine de San Sebastián, que se celebrará del 20 al 29 de septiembre. El autor de 'Leviatán' presentará además en el certamen donostiarra su segunda película, 'La vida interior de Martin Frost'.

La organización del Zinemaldia baraja la posibilidad de que Auster sea el presidente del jurado aunque este extremo está aún sin confirmar, a falta de completarse la lista del resto de los miembros. El presidente del jurado en la pasada edición fue el también escritor José Saramago. Desde Donostia Kultura se pretende que Auster haga un hueco en su apretada agenda festivalera para participar en algún acto público que le permitiera mantener un encuentro con sus lectores.

El escritor estadounidense debutó en la dirección cinematográfica en 1998 con 'Lulu on the bridge', tras colaborar con Wayne Wang en las películas de 1995 'Smoke' y 'Blue in the face'. Durante buena parte del pasado año, Auster estuvo volcado en el rodaje de 'La vida interior de Martin Frost'. La cinta es, según ha manifestado el escritor en diversas entrevistas, una comedia entroncada argumentalmente con su novela 'El libro de las ilusiones'. El protagonista del filme, Martin Frost, está interpretado por el actor inglés David Thewlis, conocido en el papel del profesor Lupin de Harry Potter y el prisionero de Azkabán. Irene Jacob y Michael Imperiali completan el reparto de la película en el que también figura Sophie Auster, hija del escritor.

Etiquetas: , , , ,

lunes, mayo 07, 2007

Paul Auster y Arriaga debaten la influencia de la muerte en la creación literaria

El estadounidense Paul Auster y el mexicano Guillermo Arriaga mantuvieron anoche una charla casi de amigos íntimos en el marco del Festival Literario del Pen Club, que se celebra en Nueva York.

Durante una hora hablaron sobre sus carreras literarias y sus incursiones en el mundo del cine, en una charla que tomó tintes personales desde un principio y en la que destacaron los relatos de sus experiencias con el dolor y la muerte como puntos de partida en sus trayectorias vitales y profesionales.

Auster y Arriaga se interrogaron mutuamente sobre sus ansias de escribir «permanentemente», «el miedo a la hora de enfrentarse a una página en blanco para crear una novela o a un guión cinematográfico», y sobre cuestiones vitales que no han quedado alejadas de sus obras. Paul Auster -aclamado escritor neoyorquino y autor de obras como La trilogía de Nueva York , El palacio de la luna o Brooklyn Follie s-, reconoció que presenciar a los catorce años cómo un rayo mataba a un compañero suyo de campamento le cambió la vida por completo.

«Ese día cambió mi vida, porque entendí que cualquier cosa puede ocurrir en cualquier momento. La realidad es absolutamente impredecible», aseguró el estadounidense, quien explicó que, después, «a los quince años sabía que quería ser escritor».

Para Arriaga, la cercanía con la muerte a causa de una dolencia en el corazón cuando era un adolescente, que practicaba boxeo, lo llevó a entregarse a la literatura. «Cuando supe que mis manos podrían ser las de un cadáver, me hice la promesa de tocar con ellas las pieles que quisiera tocar, golpear lo que debiera golpear y hacer algo con ellas que las sobreviviera. Así empecé a escribir», contó el mexicano.

Fuente: Diario de León

Etiquetas: , , , , ,

jueves, abril 19, 2007

Paul Auster: "Cuando escribo un guión pienso en el rectángulo de la pantalla"

"La vida interior de Martin Frost" fue rodada en Portugal, con muy poco dinero. Auster dice que escribir para cine es muy distinto de escribir una novela.

Karen Wright
BLOOMBERG



La cómoda casa de ladrillo rojizo que tiene Paul Auster en la zona de Park Slope, Brooklyn, está llena de obras de arte, de libros y de elementos de la vida familiar cotidiana. El novelista vive aquí con su esposa, la escritora Siri Hustvedt, y Sophie, la hija de ambos.

Nos reunimos en la biblioteca del piso superior un día después de que el Museo de Arte Moderno proyectara The inner life of Martin Frost (La vida interior de Martin Frost), su segunda película como director, que fue seleccionada para encabezar el festival de nuevos directores que organizan el Lincoln Center y el MoMA.

Parece cansado, pero los profundos ojos oscuros siguen dándole un aspecto atractivo. Está vestido con sencillez: jeans negros y una camisa azul. ¿La película, que es la segunda que escribe y dirige, se basa en un libro?

"No, fue un guión desde el primer momento", dice. "Lo escribí hace un tiempo como cortometraje y siempre pensé en ampliarlo y convertirlo en un largometraje. Lo terminé apenas antes del 11 de setiembre y quise estar un tiempo a solas con mis libros".

?¿Escribe diferente cuando trabaja en un guión?

?Sí, un guión es diferente en todo sentido ?contesta con una sonrisa. ?En una novela se trabaja en un mundo tridimensional. Cuando escribo una novela huelo cosas, saboreo cosas. Paradójicamente esto no es cinematográfico. No hay una narración progresiva ni mucho diálogo. Por otra parte, no escribo escenas. Cuando escribo un guión, pienso en el rectángulo de la pantalla.

?¿Un guión es más real?

?No, no es real ?es la respuesta inmediata. ?Es por completo ficticio.

Auster está rodeado de detalles de la vida familiar. Le digo que la película me parece muy personal. Hasta los créditos aparecen sobre un fondo de fotografías de él, que tiene sesenta años, con su mujer y su hija.

El escritor tiene una explicación: "Tenía que vestir el set, y como era una película de bajo presupuesto decidí usarnos", señala riéndose. "Supongo que para la gente que nos conoce eso incorpora a la película otra capa de sentido."

¿Pasa lo mismo con la utilización de su voz, tan característica, como la voz del narrador? "No aparezco en los créditos. Mi voz agrega un elemento adicional si alguien me conoce", dice Auster. Si fuera por él habría contratado a un actor, pero el editor, Tim Squyres, lo convenció de hacerlo él mismo.

The inner life of Martin Frost se ajusta en un todo al guión y tiene sólo cuatro actores. Se filmó con un presupuesto muy bajo, de aproximadamente un millón de dólares, declara Auster. Se rodó en Portugal por un simple tema de costos. Hasta la cantidad de película fue la mínima necesaria.

"A menudo nos quedábamos sin película al terminar el día, de modo que tuve que pensar muy bien qué quería y qué iba a filmar", dice. Se ensayó durante dos semanas y media y el rodaje se hizo en veinticinco días. Auster mismo encontró la casa que se usó como locación.

Este guión es característico de Auster: un escritor que escribe una historia y una historia que se convierte en realidad o, como explica Auster: "Una historia de muñecas rusas o de cajas chinas. La historia principal es la caja más grande. La historia es tan delirante que no puede ser otra cosa que una historia."

La película es muy seria. Tiene un aire intelectual que sólo anima la aparición cómica del actor Michael Imperioli, que interpreta a un escritor que no puede escribir y que así le presenta al espectador un nuevo juego: lanzamiento de destornilladores, a la manera de dardos.

"Cuando era chico, tendría entre nueve y once años, visité a un amigo que tenía un cuarto con paredes de madera de pino con nudos. Nos pusimos a lanzar destornilladores a la pared tratando de que quedaran clavados", dice. "Le apostamos a su hermano mayor que no podría hacerlo. «él lanzó uno con fuerza. El destornillador salió disparado y quedó clavado. Me causó una gran impresión."

La película comprende tomas magníficas de árboles temblorosos, hormigas que se arremolinan en la tierra, la naturaleza en todo su esplendor.

"Mi intención era mostrar cómo el escritor que interpretaba David Thewlis procesaba las imágenes visuales en el cerebro", afirma Auster.

El impacto visual explica por qué Auster dotó a su héroe del viejo instrumento de escritura que él prefiere, la máquina de escribir.

"Las computadoras son aburridas de ver y la máquina de escribir tiene mejor sonido", dice. Un paneo por mesas en las que se ve un vaso, un termómetro y botellas constituye un intento de componer una naturaleza muerta a la manera del artista del siglo XVIII Jean-Baptiste-Simeon Chardin.

Chardin es una obsesión de la esposa de Auster y la película también refleja los intereses de la familia. Tal vez podría haberse llamado The inner life of the Austers (La vida interior de los Auster).

Traducción: Joaquín Ibarburu.

(Clarin)

Etiquetas: , , , , , , ,

© 2006 Hotel Kafka. C. Hortaleza 104, MadridTfno. 917 025 016Sala de PrensaMapa del SiteAviso Legalinfo@hotelkafka.com