Al primer impulso creativo debe seguirle un poco de planificación, aunque sea para aclarar tus ideas sobre lo que quieres escribir. Después tendrás que ir tomando un número casi infinito de decisiones narrativas, algunas de ellas de forma natural o inconsciente, y otras bien meditadas. Pero lo primero de todo es observar el cruce de caminos que supone una página en blanco y decidir la dirección que quieres tomar.

Si te gusta partir de ideas no demasiado elaboradas e ir descubriendo lo que querías contar a medida que vas escribiendo, el taller de Escritura creativa puede ayudarte a materializarlas sin responsabilidad ni meta establecida. Porque en este taller no importa tanto lo que quieras escribir como la curiosidad por probar distintas maneras de hacerlo. Practica con diferentes técnicas y herramientas, aprende a separar lo que te gusta de lo que se te da bien y encuentra tu propia voz. Y si, a pesar de que te apasiona, es la primera vez que te lanzas a escribir, este el espacio que necesitas para crear sin vértigo ni vergüenza.

Ni vértigo ni vergüenza tienen tampoco cabida en el taller de Relato, aunque sí hay que tener en cuenta la extensión. Porque puede que lo más claro que tengas es que tú, lo que quieres probar, o lo que ya sabes que es tu terreno, es la escritura breve. El relato es una de las construcciones literarias que más técnica requiere, aunque solo sea para tener el dominio suficiente para saltarse después todos sus preceptos. Aquí aprenderás a empaquetar tus ideas en cápsulas narrativas que satisfagan.

Aunque quizás eres de esas personas que ya sabe lo que quiere contar, que tiene la idea bien cosida en la cabeza, solo que… no sales del planteamiento inicial. Entonces lo que necesitas es el taller de Novela, una orientación personalizada sobre la manera de volcar todo tu mundo interior en el papel, dándole forma y sentido, y teniendo controlado cada elemento lo suficiente para poder dedicarte a su escritura, sin perder la esperanza y el aliento, durante un tiempo considerable.

Pero puede que tus ideas, más que ideas, sean ya relatos en sí mismos. Puede que tengas ese ingenio y que solo te haga falta encontrar la palabra exacta. Bien, aquí tienes el taller de Microrrelato, en el que la brevedad es la reina de todas las fiestas. Encuentra la manera más inapelable de construir ese pequeño párrafo, de a veces una sola frase, que contenga todo un mundo que haga reír, reflexionar, o directamente romper la cabeza de quien lo lea.

Sí, la forma, el término exacto, te apasiona, pero te gusta tomarte tu espacio para expresarte. Si te gusta traducir el mundo en palabras, tienes el taller de Poesía. El lugar en el que se dan la mano la emoción y la técnica sin que nadie vea la costura. Tendrás la oportunidad de aprender a embellecer tu visión particular del mundo y de todos sus elementos, además de equilibrar a partes iguales lo que quieres escribir con la manera de hacerlo. Amante del estilo, este es tu sitio.

Ahora bien, puede que lo que quieras escribir esté basado en un hecho, ya sea histórico, científico o personal, pero real. Para eso está el taller de No ficción y Ensayo. Incluso las historias basadas en la realidad son producto de la imaginación, de aquella que te permite contarlas de una manera diferente y creativa, sin que el contenido se vea adulterado. Aquí aprenderás a narrar cualquier suceso sin dejar de lado el poder de la forma. Porque la realidad es la que es, o puede dejar de serlo.

Y si te va lo híbrido, la mezcla, lo inclasificable, o todo lo contrario, debes estar en el taller de Escritura de géneros. Aquí de lo que se trata es de mostrarte todas las aristas del poliedro de la ficción. Y bien clasificadas en sus cajas contenedoras. Para que tú, visto lo visto, escojas a conciencia el género en el que vas a sumergir tu historia. O picar un poco de flor en flor y escribir una narración para la que todavía no exista balda en librería. Un panorama de la ficción para que coloques en él tu silla.

Decide lo que quieres escribir y nosotros te ayudamos a llevarlo a buen término.

 

Talleres