Levantarse a la hora que toca y acostarse a la hora recomendada. Volver a llenar la nevera sin hacer caso a tu capricho. Volver a encontrarte con gente que casi habías olvidado. Moverte como un zombie hasta que tu cuerpo se adapte a la vida ordenada. Mirar en el...